¿REVOLUCIÓN?

¿REVOLUCIÓN?

Voz Oficial del Comité Central del Partido Guatemalteco del Trabajo

 

Para la crítica científica.

En esta vida morir no es difícil,
construir la vida es mucho más difícil (p. 87).

Para hacer una cosa poética hay que cambiar de tiempo y lugar…
Cuanto mayor es la cosa o el suceso, tanto mayor es la distancia a que hay que observarlo.
Los débiles permanecen en su sitio y esperan que
el acontecimiento haya pasado para reproducirlo;
los fuertes, por el contrario, se lanzan hacia adelante
para arrastrar consigo el tiempo que han comprendido (p. 64).

Vladimir MaiakovskyPoesía y revolución, Ediciones Península, 1971.

En Guatemala, como en muchos países latinoamericanos, no es novedoso afirmar que subsisten oligarquías que, debido a su fragmentación, no llegan a conformarse como verdadera burguesías, además, son incapaces de concebirse como tales si no es al amparo del imperialismo.

En nuestro caso, el de Guatemala, que se suma a una larga lista de países capitalistas atrasados y dependientes del imperio, la inestabilidad en la que vivimos en todas las dimensiones de la vida proviene de la coexistencia de varios modos de producción que operan en un mismo Estado nación, tal es el caso de los reflujos que existen de formas de dominación superestructurales con características coloniales, fascistas, neoliberales y hasta poscapitalistas.

La compleja realidad que vivimos es resultado de la irrupción externa del imperialismo, eso es de lo más evidente, por eso en nuestro país vemos que, fruto de la Reforma Liberal de 1871, la continuidad de la pauperización es cada vez más denigrante, en menoscabo de la dignidad humana, porque acá jamás han sido los liberales y burgueses los fundadores de una democracia burguesa, sino que han sido los yanquis, sobre cualquier otro imperio, los que han manejado a su antojo la política de este país. Además, aunque fuera una democracia burguesa plena, no sería tampoco el significado de la plenitud y la libertad, porque la democracia sería de la burguesía y no de su clase antagónica, el proletariado.

Por eso en nuestro país hemos vivido y continuamos padeciendo las formas más autoritarias y retrógradas de dominación, el fascismo, las dictaduras y posteriormente un pequeño destello de luminosidad muy brillante como lo fue la Revolución de Octubre de 1944, luego de este, se continúa bajo ese tiempo de dispersión y autoritarismo propios de la fase superior del capitalismo, que sabemos, es el imperialismo.

La burguesía solo puede sustentar su poder en la mediación, es decir, en el consenso o hegemonía, en la que su legitimación la ejerce sobre las capas medias de la sociedad y de la clase obrera no proletaria (o sea, desprovista de conciencia de clase). Por lo tanto, para proponerse una transformación de la Guatemala de ahora en una nueva y superior, es una necesidad para el proletariado la ruptura de la alianza de la clase obrera con la pequeña burguesía y el lumpen.

Las condiciones de miseria a las que hemos sido relegados millones de guatemaltecos –pertenecientes o no a los pueblos originarios, a los mestizos y demás minorías– no pueden ser suprimidas si no es por medio de una vanguardia que asegure un importante ascenso proletario que sobrepase las formas espontáneas y voluntaristas en busca de la toma del poder hacia otras más elevadas y conscientes.

Es importante la creación del programa político de la transformación de la Guatemala de ahora, porque este será el paso inevitable hacia el futuro. Dicho programa, en su contenido político, debe ser capaz de dotar de herramientas revolucionarias capaces de convencer a los sectores, que podemos denominar progresistas, de que el molde de la ideología estatal burguesa y sus leyes no es el único posible, por lo tanto, no basta que los sectores pequeñoburgueses sean conscientes de esto, porque no poseen las condiciones objetivas de elaborar una contraideología, por eso es importante que se sigan promoviendo nuestras ideas en lo más profundo del agro rural y de la industria de nuestro pequeño país.

Diferentes procesos latinoamericanos de lucha antiimperialista se han visto truncados a lo largo de la historia, y en nuestro país, particularmente, esto se debe en parte a los niveles tan bajos de educación política en defensa de la ideología de nuestra clase, lo cual ha derivado en la derrota militar y política de la guerra de 36 años en Guatemala, a la que se ha denominado «paz firme y duradera» y que en realidad es una guerra civil abierta contra la clase obrera camuflada bajo el subterfugio del sistema electoral y de partidos políticos, pero que bajo la manga trae el caramelo con el cual convence a la pequeña burguesía y al lumpen para imponer su programa dictatorial y totalitario del mercado global imperialista.

En el Comité de Redacción de La Chispa conocemos la estructura orgánica de la Escuela Marxista Juan Pablo Wainwright (EMJPW), por lo tanto, damos a conocer una línea directiva propuesta desde el Consejo Consultivo y es que nuestro programa revolucionario de gobierno, que sabemos germinará de la escuela, debe ir orientado, entre otros temas económicos, políticos y filosóficos, a resolver el problema del monopolio estatal de los medios de violencia y que estos pasen a ser de las clases revolucionarias, sin olvidar que estas y su vanguardia comunista tienen la tarea de convencer a los asalariados no productivos y a la clase obrera sin consciencia propia a buscar la transformación radical de la sociedad.

También entendemos la revolución como un acto heroico, que no es fruto de dioses o salvadores supremos, sino creación original de nuestra clase. No la comprendemos como una aventura necrófila o suicida, sino como un acto y una necesidad vital, un difícil y largo acto de construcción de la vida. Parafraseando al enorme poeta comunista, Vladimir Maiakovsky, en la cita inicial, la concebimos como una cosa poética, un cambio de lugar y tiempo en el cual marcharemos con valentía, siempre y cuando sepamos que nuestra dirección nos lleva a la victoria definitiva que será siempre:

Por Guatemala, la revolución y el socialismo

Por: Miguel Tintero

Artículo aparecido el 31/01/22 en:

https://www.gazeta.gt/revolucion/

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )