A PROPÓSITO DE LOS 50 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE Y EL IMPERIALISMO

A PROPÓSITO DE LOS 50 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE Y EL IMPERIALISMO

El año pasado, todo el progresismo, hoy en el gobierno, se volcó en forma demagógica e histérica a conmemorar los 50 años del golpe de estado de 1973 como si el número 50 tuviera alguna condición mágica. Sacaron a relucir, del baúl de los recuerdos, todo su discurso del nunca más, de cuidar la democracia y de los derechos humanos como si los gobiernos burgueses posteriores a Pinochet no hubiesen violado los derechos humanos. Es cosa de preguntarle al Pueblo-Nación Mapuche.

Pero a pesar de que ellos tergiversan siempre la historia a su real antojo, la historia no se puede ocultar. El imperialismo y los Estados Unidos en especial tuvo un rol destacado en la intromisión histórica en Chile a partir de mediados de la década del 40 como del derrocamiento y posterior genocidio cometido en Chile de mano de las fuerzas mercenarias armadas. La documentación es abundante como los testimonios y fue precisamente Patricio Aylwin, uno de los cachorros de la CIA, quien ocuparía la presidencia con el respaldo de gran parte de los partidos de Unidad Popular donde el Partido Socialista tuvo un rol central tanto en la formación de la Concertación como de la transición.

La Concertación, y demás gobiernos civiles posterior a ella (Bachelet, Piñera y Boric) fue el proyecto que más le acomodó a los Estados Unidos y a sus intereses. Los yankees requerían de un ejemplo a imponer a los otros países tanto desde lo económico como desde esa “transición ejemplar”. Necesitaban un proyecto político dócil, sumiso y que sirviera como muro de contención ante cualquier arremetida popular en la región para que este cachorro sureño levantara la bandera de “defender los derechos humanos”, “condenar los gobiernos populistas dictatoriales de izquierda” y que defendiera la buena vecindad, sumisa, con el imperialismo. No en vano José Miguel Insulza fue secretario general del Ministerio de Colonias al cual llaman OEA. No en vano fue Heraldo Muñoz representante de Chile en el Consejo de Seguridad o Michelle Bachelet ocupando altos cargos o economistas chilenos ocupando cargos en el FMI. De paso estos gobiernos títeres abrieron las puertas de Chile de par en par a las transnacionales, firmaron todos los TLCs, profundizaron la dependencia militar con los yankees “mejorando” los acuerdos de cooperación militar y siguen enviando a los futuros esbirros a la Escuela de las América, de Panamá o como se llame ahora.

Pero el descaro y el espíritu traidor no tiene límites.

 Es ahora Maya Fernández Allende, Ministra de Defensa de Boric y nieta de Beatriz Allende la hija revolucionaria de Salvador Allende, la que no duda en recibir la Laura Richarson jefa del Comando Sur de los Estados Unidos. Se sabe que los yankees mantienen esa flota en las costas de América Latina, a esa fuerza militar presta para invadir cualquier país latinoamericano que ponga los intereses de ellos en peligro. Es el Comando Sur el representante directo del gendarme y el que tiene apuntando sus caños, drones y cuanto arma de destrucción masiva contra nuestros pueblos como también contra Cuba que crió y vió crecer a Maya Fernández. Pero todo indica que eso a ella no le importa, no le es un problema como tampoco para el gobierno de Boric que también integra el Partido Comunista que guardó silencio antes este encuentro obsceno y traidor. Son los signos de los tiempos o más bien del progresismo que más que ser antiimperialista es una de las fuerzas de este y su cara amable. Para ser antiimperialista hay que ser también antiprogresista, anti socialdemócrata entre otras muchas cosas. El progresismo es una vergüenza y este gobierno de Boric también y con mayor razón.

Es por ello la importancia que cobra el llamado a una Protesta Continental para el 4 de Julio que es un llamado antiimperialista por parte de diversas organizaciones latinoamericanas. Como también es de crucial importancia el nacimiento de la Liga Anti Imperialista que convoca a los pueblos y sus organizaciones a la unidad para direcciones las fuerzas, las luchas contra el enemigo de la humanidad: el imperialismo. No hay revolución sin anticapitalista y no hay desarrollo de esa revolución sin socialismo y sin antiimperialismo. Quien crea que sí es posible una revolución sin esos elementos es un progresista, un vendedor de ilusiones, un traidor. 

La bestia en Chile

https://www.infodefensa.com/texto-diario/mostrar/4866753/chile-recibe-jefa-southcom-eeuu-abordar-desafios-mutuos-defensa

Otra visita de la bestia.

https://interferencia.cl/articulos/laura-richardson-y-la-politica-chilena-del-litio

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )